Pantalla ALR Fija

Vidium

$3.158.000,00$3.460.000,00

Pantalla de proyección  para proyectores de tiro ultracorto

SKU: N/D Categoría:

Descripción

Pantalla ALR

Rechazo de luz ambiental para proyectores de tiro ultracorto.

 

En la peculiar batalla entre televisores de gran formato y proyectores hay un argumento que claramente se decanta por los primeros: mientras las teles se pueden usar en cualquier habitación los proyectores necesitan una en la que podamos controlar la luz ambiental o de lo contrario la calidad de imagen se verá degradada.

La industria conoce muy bien este problema y en los últimos años han tratado de resolverlo con una solución ingeniosa que ha hecho evolucionar las clásicas pantallas de proyección basadas en telas en favor de una tecnología que permite mejorar la capacidad de entrega de luminosidad hacia el usuario en lo que han venido a denominar como pantallas de rechazo a la luz ambiental o ALR (Ambient Light Rejection).

Cómo funcionan las pantallas ALR

A diferencia de las clásicas telas usadas durante décadas para reflejar la luz frontal emitida por un proyector hacia el espectador, las pantallas que “rechazan” la luz ambiental cuentan en su superficie con una o varias capas de material generalmente plástico con microformas que funcionan como un filtro óptico capaz de canalizar la luz.

La idea tras esta tecnología es que la luz incidente sobre la pantalla procedente tanto del proyector como del ambiente en donde se encuentra instalada la pantalla se pueda redirigir y/o absorber en función de la dirección espacial y de la fuente que más nos interese conservar.

 

Pantalla ALR

 

Es decir, lo que consigue este filtro es mantener intacta la luz del proyector para que vuelva al espectador mientras que la luz procedente de las ventanas, techo, lámparas, etc. se refleja hacia fuera de la pantalla y no interfiere con la luz que lleva la información visual del proyector.

Para ello las microformas de la superficie de la pantalla tienen diferentes formas geométricas que reflejan la luz en ciertas direcciones concretas y “anulan” en alguna medida la luz procedente de otras.

La principal ventaja de esta tecnología es inmediata: al redirigir parte de la luz ambiental fuera de la línea de visión del espectador se interfiere menos con la luz emitida por el proyector y se logra mejorar el contraste, la entrega de brillo y la calidad de la imagen.

De este modo es posible usar el proyector en condiciones de luz moderadas (que no a plena luz) no necesitando tener oscuridad absoluta para disfrutar de la proyección, sobre todo si la fuente de luz ofrece una buena luminosidad como por ejemplo sucede con los proyectores láser o LED de nueva generación.

También se consigue que en condiciones de oscuridad la luz emitida por el proyector no se refleje tanto en paredes y techos logrando así un mayor contraste aunque las paredes de la sala no estén tratadas y tengan el clásico color blanco.

Información adicional

Tamaño

90"(199 x 112 cm), 100"(221.3 x 124.5 cm)