Bafles Centrales

Bafles Centrales

 

La misión del canal central en los sistemas de cine 5.1 o superiores es la de reproducir los diálogos principales de la película, de forma que éstos queden siempre claros y localizados a pesar del resto de música y efectos de la banda sonora.

En un principio, los cines reproducían los diálogos por los altavoces frontales principales izquierdo y derecho, con resultados muy dispares en función de la posición del oyente, de ahí la incorporación de un canal central que permitiese la mejor localización del sonido en el centro de la pantalla.

Hay quien afirma que en los equipos domésticos de home cinema se puede prescindir por completo del altavoz central, siempre que los altavoces frontales ofrezcan una buena imagen sonora. Esto es cierto, pero sólo a medias. Si vamos a escuchar una película en una sala nosotros solos y nos situamos en el punto de escucha “dulce” (en el centro de la señal procedente de todos los altavoces) probablemente la imagen sonora será adecuada y no notemos problemas.

 

Pero si como suele ser habitual somos varios oyentes cada uno en una posición que puede llegar a ser muy diferente con respecto a este punto de escucha ideal, podemos perder precisión espacial y dar la sensación de que las voces salen de la izquierda o la derecha y no del centro de la pantalla.

De ahí que sea recomendable en la mayor parte de los casos contar con un altavoz central que se encargará de centrar, de localizar los diálogos y otros efectos sonoros principales de la película.

 

Características de un buen altavoz central.

 

¿Cómo debe ser este altavoz? En un caso ideal tendría que ser exactamente igual que los altavoces frontales principales, de forma que el timbre de la escena sonora se mantenga constante.

Imagina por ejemplo un actor que vaya de izquierda a derecha de la pantalla hablando. Si la respuesta en frecuencia del canal central es muy diferente al resto de altavoces notaremos como la voz cambia de forma brusca al pasar del canal izquierdo al central y luego otra vez del central al derecho. Y de forma similar sucede con otros efectos de disparos, coches que pasan, etc.

Como en la mayor parte de las salas domésticas no es posible tener los tres altavoces principales iguales, debido a problemas para ubicarlos correctamente, a muebles que molestan, estanterías y cosas similares, por lo menos deberíamos buscar que el altavoz central sea de la misma gama y/o modelo que los dos frontales.

Dada su gran importancia, ya que se encargará de reproducir las voces de los actores, es importante que no escatimemos a la hora de comprar un altavoz central, ya que uno de baja calidad puede hacernos bajar muchos enteros en la calidad global del equipo, pues si distorsiona, no tiene suficiente potencia o es demasiado brillante lo notaremos rápidamente.

Que no sea demasiado brillante (medios y agudos muy marcados), ya que aunque esto se puede corregir con ecualización, no todos los usuarios saben hacerlo y puede que lo que en un principio os llame positivamente la atención a medio plazo os acabe cansando y produciendo fatiga auditiva.

Que soporte una potencia RMS de por lo menos 70-80 vatios (musical de al menos 150 vatios) para salas de tamaño medio (unos 25 metros cuadrados), ya que con potencias inferiores probablemente no conseguiremos llenar (como he dicho antes, esto depende de otros factores como la sensibilidad) satisfactoriamente el volumen de la sala a niveles de presión sonora adecuados y sin distorsión.

En cuanto a su configuración, lo habitual es que cuente con dos drivers para medios y agudos situados a derecha e izquierda y un tweeter en el centro (también es frecuente ver disposiciones de dos drivers laterales y uno de frecuencias medias bajo el tweeter).

Hay quien opina que esta disposición no es la ideal para dispersar el sonido horizontalmente por la habitación y prefiere utilizar un monitor de estantería, generalmente igual al usado en los canales frontales.

Es otra opción, aunque como siempre todo depende de si lo vamos a poder situar correctamente debajo o encima de la pantalla que usemos para ver las películas. Además, este tipo de monitores al contar con menos drivers que un altavoz central en configuración convencional, por lo general soportará menos potencia, con lo que si queremos grandes volúmenes pueden llegar a quedarse cortos.

Mostrando los 9 resultados

Mostrando los 9 resultados